Una peluquería NO te cambia la vida si no sabes cómo gestionarla.

Puede que seas un peluquero independiente que ha montado su negocio propio o que seas un empresario que invirtió en el sector de la salud y la belleza.

Independientemente del escenario en que te encuentres, es importante que entiendas que una peluquería -como cualquier otra inversión- demanda conocimientos básicos en finanzas, marketing, contabilidad y etc., para asegurar la rentabilidad del negocio.

Por esto, en este post conoce 5 claves que te ayudarán a gestionar tu peluquería de una manera óptima y efectiva:

  1.    Controla las finanzas

Para administrar correctamente tu negocio debes llevar un registro de todas las operaciones, es decir, tener control sobre la contabilidad de tu negocio –ingresos y egresos-.

Esto significa que los egresos: pagos a nómina, al Estado (impuestos), los servicios públicos, la compra de inventario y maquinaria, así como los ingresos: las ventas de productos y servicios, deben estar anotados en algún tipo de registro que permita tener claridad sobre esas cuentas.

Con esto puedes:

-Tener una contabilidad transparente (más cuando te ausentas del negocio y terceros manejan la caja)

-Crear estrategias para reducir los costos de inversión en inventario

-Conocer la ganancia de los servicios para lanzar promociones manteniendo el margen de ganancia

-Incentivar la venta de los productos ofreciendo ofertas

  1.  Trabaja en tener una buena atención al cliente

Otra clave para administrar tu peluquería es la calidad de atención al cliente que brindas, lo cual depende directamente de la satisfacción de tus empleados con su labor.

Aquí tendrás un trabajo doble: trabajar por la mejora continua de la atención al cliente y motivar a tus empleados para que hagan su trabajo con amor y buena actitud.

Algunas estrategias para lograrlo:

-Ser amable: sonreír, saludar y por qué no, preguntarle a tus clientes cómo ha estado su día.

-Realizar encuestas de satisfacción a tus clientes para conocer las falencias que puedan existir en tus servicios.

-Tener promociones de fidelización: por ejemplo, una tarjeta en la que puedan marcar sus visitas y a la décima reclaman un corte gratis.

-Dar comisiones justas a tus empleados

-Respetar los horarios de tus colaboradores

  1. Mejora continuamente los procedimientos

Detrás de todo siempre hay un procedimiento.

Ejemplo (ten en cuenta que según tú forma de trabajar, pueden haber más etapas):

Etapa 1: búsqueda de clientes

Los podemos obtener a través de recomendaciones de clientes pasados, de nuestras publicaciones en Facebook, de promociones que lanzamos, etc. Es decir, todos los canales por los que los buscamos u obtuvimos las ventas.

Etapa 2: atención del cliente

Momento en que prestamos el servicio.

Etapa 3: posventa

El cliente tiempo después de tomar el servicio ¿Nos recomendó? ¿Le gustó? ¿Volvió?

Conocer las etapas de tus procedimientos es fundamental para evaluar en qué etapas estás flojo y entrar a buscar soluciones. Así mismo, resulta muy útil para resolver problemas, planificar y ejecutar estrategias sobre la marcha.

Para que tus empleados también lo tengan claro, puedes elaborar un diagrama y darles una copia, de manera que sigan las etapas y se aseguren de conocer al cliente y promover su regreso al salón y no que se trate de visitas esporádicas.

No olvides que es fundamental conocer a tus clientes para brindarles una mejor experiencia.

  1. Actualiza tus conocimientos

Una educación continua es necesaria para responder a las necesidades del sector y esto aplica para todos los profesionales en general.

Es recomendable que para actualizar tus conocimientos hagas cursos de nuevas técnicas y tendencias, así como una capacitación a tus empleados cada vez que el sector lo demande.

  1. Estudia constantemente el mercado

Finalmente, si hablamos de gestionar correctamente un negocio no podemos dejar de lado la importancia de realizar un estudio de mercado. ¿De qué trata esto? De conocer cómo funciona el sector para anticiparse a las innovaciones y así superar a la competencia.

Un buen administrador debe conocer la oferta y la demanda del sector, así como estar al día en nuevos productos, tratamientos, servicios, técnicas y demás.

Recuerda que tu salón no sólo demanda un profesional de la belleza sino también todo un empresario, capaz de administrar tanto las finanzas como las estrategias de marketing, con excelente relaciones internas y externas.

¿Cómo lograr todo esto? Comienza a implementar estas 5 claves a la velocidad que puedas hacerlo y no dejes de lado el software de gestión más fácil de usar en todo el mercado, pues BEWE te lo da todo para optimizar la administración de tu negocio.

Agenda, caja, contabilidad, marketing, fidelización, reservas y tu propia app, entre muchas otras cosas, ¡Todo en una sola plataforma!

Recuerda visitar periódicamente nuestro blog para encontrar más consejos útiles para ti y tu negocio.

Recomendado: Beneficios de un software de gestión para tu centro de belleza

¡Gracias por leernos!