Hemos olvidado la importancia de conocer a nuestros usuarios porque nos ha parecido mejor improvisar en cada visita. ¡Gran error!

Cuando un cliente va a tu peluquería, debes saber que se encuentra ansioso, quizá confundido porque no tiene ni idea de cómo renovar su look, o incluso, nervioso de que no le guste el resultado.

Es sencillo cuando un cliente llega con una foto de lo quiere, simplemente imitas el resultado. ¿No parece complejo verdad? Pero y si ese look no le conviene a su rostro o a su cabello, ¿te parece correcto realizarlo?

Como peluquero, no debes olvidar conocer a tu cliente, de manera que puedas asesorarlo y brindarle el resultado perfecto según sus necesidades. De esta manera, antes de realizar cualquier procedimiento, debes tener en cuenta:

1. Escuchar al cliente

Es importante conocer qué quiere el cliente y que estés totalmente seguro de haber entendido su opinión, es decir, si te dice que quiere un flequillo te debe quedar claro si lo quiere recto, con las puntas más largas o etc.

¡Nunca decidas hacer cosas sin consultarlo, es su cabello!

2. Identificar su tipo de pelo

Sin duda ninguna melena es igual a otra, por tanto, ningún corte quedará igual en dos mujeres diferentes.

Hay cosas básicas como saber que las capas dan más volumen al cabello, de modo que una mujer que busca disminuir el volumen de su pelo, no estará satisfecha con este corte.

Pero son cosas que debes determinar tú al estudiar su cabello y en ese momento, podrás ofrecerle opciones realmente beneficiosas para su look.

3. Saber cómo peina su cabello todos los días

El corte conveniente para una mujer que tiene el cabello rizado y lo lleva la mayor parte del tiempo recogido, claramente no es el mismo para la usuaria que lo tiene corto y lo lleva de lado todos los días.

Así mismo, no puedes recomendar un corte o peinado que demanda bastante tiempo en ser cuidado, cuando tu cliente cuenta con poco tiempo para peinarlo.

4. Conocer los productos que usa en su rutina capilar

Usualmente, cuando un peluquero pregunta a su cliente por el champú que usa, la primera impresión que tiene el usuario es pensar que se le venderá algún producto.

Pero más allá de esto, hazle saber que quieres conocer los productos para darle una opinión profesional sobre los efectos -tanto buenos como malos- que pueden generarle.

Si haces un trabajo grandioso pero el cliente no usa los productos adecuados, en pocos días la obra de arte estará hecha pedazos y la confianza del usuario sobre tu trabajo, también.

5. Nunca vender por vender

Por último y no menos importante, recuerda que esta no es una profesión de vender por vender -de hecho ninguna debería serlo- sino que se trata de darle al cliente lo que necesita.

Si observas que el cabello de tu cliente luce fatal por múltiples procesos químicos, sabes que no es conveniente, por un tiempo, someterlo a más procedimientos de este tipo.

Así que no vendas por vender, realiza los servicios que realmente sean recomendables para tus clientes.

Mejor programa de gestión para peluquerías

La tecnología juega un papel muy importante en la adquisición y fidelización de nuevos clientes.

Cientos de centros de belleza han visto el crecimiento de sus negocios a escalas significativas tras implementar un sistema de reservas online.

Te lo aseguro, el look correcto + un software que gestione tu negocio con solo un clic = clientes felices.

¿Ya probaste BEWE.io? Prueba GRATIS aquí nuestro software, una opción fácil de usar.

¡No hay mayor recompensa que la satisfacción de un trabajo bien realizado!

gestión peluquería