Si muchas personas entran a tu negocio para preguntar por un servicio o un precio, pero no compran ni vuelven, significa que algo está fallando. De nada sirve tener muchos visitantes si no logras convertirlos en clientes. ¿Cómo hacerlo? No te pierdas estos pasos:

Cómo atraer clientes a un negocio: de visitantes a clientes de tu centro de belleza

1. Convierte tu negocio en un lugar que apetece visitar

Ten presente que tu negocio es una extensión de tu marca y por tanto, debe reflejar tus colores, tu personalidad y tu identidad.

Procura que además de bonito sea cómodo, con el espacio suficiente, con música adecuada para tu tipo de clientes (no será la misma para personas mayores en un spa, que para hombres en una barbería o para mujeres en una peluquería) y con un olor agradable, entre otras cosas.

Software de gestión centros de belleza

2. Escucha a tu cliente potencial

Una vez ingresa alguien a tu negocio, tu meta es no dejar ir a esa persona sin persuadirla. Para lograr decirle lo que quiere escuchar, debes indagar por los servicios qué necesita, lo que está buscando, el presupuesto que tiene disponible, etc.

3. Crea una ficha de cliente

Durante la conversación con tu cliente, intenta sacar algunos datos, por ejemplo, su teléfono o correo electrónico. De esta manera podrás contactarlo una vez cruza la puerta.

¡Cuanto más lo conozcas, mejor será el servicio que vas a brindarle más adelante!

4. Envía campañas publicitarias

Con la información del posible cliente y conociendo sus necesidades, podrás enviar mensajes de promociones y descuentos, incentivando a esa persona a visitarte y concretar la compra.

Por ejemplo, si cuando visitó tu negocio te preguntó por el costo de un tratamiento capilar, un día que tengas bajas ventas o un horario con pocas reservas, puedes lanzar: “Solo por hoy de 9am a 11am, 30% de descuento en tu tratamiento capilar” y enviarlo a su teléfono y/o correo electrónico.

5. Esmérate en una buena atención al cliente

Este es uno de los factores más importantes, pues si realizas todo lo anterior pero te olvidas de prestar un servicio amable, harás que muchas personas califiquen con “excelente” el negocio pero con “deficiente” la atención, y esto se traduce en clientes que nunca volverán.

Pon en práctica estos consejos y optimiza la conversión de tus visitantes en clientes.

¡Fue un placer!

Bloguera Paula Castro