El Halloween es una época en la que todos los que nos disfrazamos, cambiamos. Esto se debe a que la noche de Halloween es el momento en que tanto los niños, como los adultos podemos liberarnos, sacando a flote lo que hemos querido ser o simplemente transformándonos en aquellos personajes contemporáneos que tanto nos gustan por su personalidad, haciendo que en esta noche tengamos un comportamiento muy parecido al de este personaje, pero por otro lado, el Halloween es el causante de muchos cambios en la personalidad de algunos niños y aquí queremos contarte cuáles son y cómo debes abordarlos.

Los disfraces y cómo influyen en la personalidad.

Los disfraces, como cualquier otra prenda de vestir, son un reforzador de estímulos comportamentales que no se puede evitar. Debes tener presente que no solo los disfraces hacen que las personas cambien, sino que elementos adicionales, como  el maquillaje son los encargados de darle un refuerzo positivo en la personalidad a muchas personas.

Con el maquillaje muchas mujeres han dicho sentirse más seguras, incluso la ropa que usamos es nuestra imagen y nos hace sentir seguros, por eso es normal que un traje inusual cause alteración en la personalidad de los niños y que afecte su comportamiento durante una de las épocas más anheladas del año.

Imagina que estás utilizando una prenda con la que nunca te vas a sentir cómodo. Así mismo son los disfraces, estos son capaces de liberarnos del estrés personal durante un día en el año y lo mismo pasa con los niños.

¿Qué puede generar el cambio de la personalidad en los niños?

Los cambios de la personalidad no suelen presentarse de la misma manera en todos los pacientes por esta razón debes tener presente cuáles son los síntomas, para saber qué es lo que le sucede a tus pacientes. A continuación te presentamos algunos de los principales problemas que puede tener un niño antes o después de Halloween.

Ansiedad

La ansiedad es un estado psicológico que puede resultar normal en momentos de estrés, por esta razón muchos niños se estresan antes o después del Halloween, antes porque es un día que esperan con muchas ganas y después por las situaciones o lo que pudieron ver ese día. Ten presente que la ansiedad es generadora de miedos, preocupaciones y en muchas otras ocasiones puede generar manifestaciones físicas como sudoración excesiva, taquicardia, respiración agitada y sensación de cansancio.

Cómo abordar la ansiedad antes o después del Halloween

La ansiedad puede ser normal antes de que llegue esta fecha tan esperada por los niños, por eso si evidencias los síntomas que la caracterizan, para abordarla, es importante que les aconsejes a tus pacientes tener rutinas de ejercicio con el fin de evitar los excesos de activación del sistema nervioso, que por naturaleza es un 30 % más activo en la generalidad de los niños, siempre que no haya síndromes o circunstancias congénitas diferentes al niño promedio.

El ejercicio siempre es una buena alternativa para que los niños tengan un sueño más reparador. Tener una buena alimentación y dormir bien son sin duda uno de los mejores consejos para tus pacientes que sufren de ansiedad antes o después del Halloween.

Recuerda que la una alimentación desequilibrada puede ser la causa de algunos problemas gastrointestinales que están asociados con los estados de ansiedad y si tus pacientes no pueden dormir bien o tienen ese pensamiento constante de no poder dormir, con la rutina de ejercicio y una lectura interesante podrán conciliar el sueño

Aunque más difícil en los niños, la meditación puede ser otro método para que tu paciente pueda evitar la ansiedad. Ten presente que es una actividad con la que puedes cambiar los pensamientos que están generando ansiedad; busca que tu paciente se ría. Recuerda que reírnos es uno de los ejercicios más relajantes para el ser humano. Solo debes pedirle a los padres que busquen actividades en las que el niño lo pueda hacer; los métodos de distracción también son muy útiles para tratar la ansiedad en los niños, un buen consejo es salir a dar un paseo o visitar su parque favorito.

Mal comportamiento

El mal comportamiento o también conocido como trastorno de externalización se caracteriza por presentar agresividad, comportamientos desafiantes o tendencia a la discusión con los adultos, especialmente luego de una instrucción. El Halloween es una época en la que los niños creen que pueden tener el comportamiento que les antoja y por tal razón se presentan choques con sus padres.

Es importante que tengas en cuenta que en muchos niños el mal comportamiento es causado por querer llamar la atención o con el fin de suplir algunas necesidades que los padres están olvidando, por esta razón la mejor forma de tratar el mal comportamiento es recompensar con buenas palabras los actos sobresalientes de los niños y en el casos en los que se presentan malos malos comportamientos, ignorarlos debería ser la primera opción para cambiar sus respuestas agresivas o anormales.

Cómo abordar los cambios de personalidad en niños durante Halloween

Depresión

La depresión puede ser originada en niños gracias a factores psicosociales o fisiológicos. Es importante que tengas en cuenta que un cambio en la personalidad por una depresión puede estar asociada por una discusión, mala relación con padres,  porque el niño siente que no es tan importante para sus padres, sobre todo en Halloween cuando la mayoría de los niños son felices junto a sus padres. Otra causa es la falta de aceptación en su colegio o sencillamente por causas aparentemente mínimas, como porque no pudo tener el disfraz que quiso tener o no pudo asistir al evento social que quería.

¿Qué hacer para abordar la depresión?

Para hacer que tus pacientes más pequeñitos superen la depresión luego del Halloween es muy importante que practiquen algún tipo de ejercicio físico. Es verdad que las personas con depresión no desean estar activas, pero debes encontrar la solución para que realice algún ejercicio. Con seguridad, el ejercicio hará que tus pacientes presenten un cambio positivo en su estado de ánimo.

Para el tratamiento de un paciente con depresión es importante una buena alimentación, debido a que puede comer en exceso o no comer nada; siempre, incluso si no hay depresión, es muy importante evitar a toda costa que en los niños se presenten desordenes alimenticios.

Intenta que tus pacientes eviten la rumeación, que no es nada diferente a darles  vueltas a sus problemas una y otra vez. Hablar con tíos, hermanos, amigos o con su psicólogo le ayudará al pequeño a expresar lo que siente para que la introspección trasmute y pueda superar la depresión.

Externalizar lo que nos sucede siempre va a ser una cura mental; el arte también es un ejercicio que ayuda a liberar a tus pacientes de la depresión, por eso, intenta ayudarlos aconsejándoles que pinten algo, que garabateen, escriban o que toquen o compongan alguna pieza musical.

La depresión los lleva a sentir y a pensar que todo es malo, por eso como terapeuta, tu tarea es hacer que estos pensamientos negativos cambien. Solo trata de buscar, junto a tu paciente, el lado positivo de la situación que está pasando.

Fobias y miedos en Halloween

El Halloween puede traer consigo fobias, como la Samhainofobia, que es el miedo a esta celebración, o por otro lado, las fobias específicas a algunas cosas o animales presentes en estas fechas, como las arañas o los ratones; por esta razón es muy importante que indagues o analices cuáles son los motivos que generan fobia o miedos.

¿Cómo afrontar las fobias del Halloween?

Las fobias que se originan en Halloween pueden ser tratadas como cualquier otro tipo de fobia. Ten presente que lo primero es identificar qué es lo que está originando la fobia. Hazle saber a tu paciente que existen muchas personas en su misma situación. Háblale acerca de los miedos irracionales, haciéndole saber que la posibilidad de que el objeto que le provoca su fobia le haga daño es mínima.

Normaliza los síntomas. Esto puedes hacerlo identificando qué causa en tu paciente su fobia, como sudor en exceso, temblores, latidos más rápidos, entre otros.

Es importante que tu paciente sea consciente de ellos y no deje que sucedan en futuras ocasiones. Práctica técnicas de respiración y relajación. Trata de identificar el origen de la fobia de tu paciente, pues a pesar de que descubrir el origen de las fobias no sea una prioridad, puede ayudar a tranquilizarlo.

Luego debes hacer que tu paciente se acerque lentamente al objeto que provoca su fobia. Es importante identificar situaciones de mucho y poco miedo para ir acercándose en una primera etapa de forma mental y luego tener aproximaciones reales paulatinas. Practica este ejercicio con todas las fobias que se puedan presentar, acompaña las rutinas de juegos y asegúrate de tener el acompañamiento de los padres para mejorar los resultados.

Estos son algunos de los principales problemas de la personalidad que pueden ocurrir durante o después de la celebración del Halloween, tenlos presentes para que sepas cómo abordarlos y prepárate para que tu centro de atención psicológica pueda ofrecer sus servicios en esta fechas.