“Nadie comienza en esta profesión porque le gustan los números. Nadie sueña con crear texturas imposibles, volúmenes extremos y geometrías en movimiento a través de hojas de cálculo o balances anuales” así lo relata Eme demaco.

¿Macomaco? Sí, el mismo…el de, Eme Demaco, un valenciano referente en el mundo de la belleza que dentro de su peluquería ofrece mucho más que un servicio. Un espacio que permite expresar, conversar, aislarse y sentir como un modo exclusivo de concebir la profesión.


Imagen tomada de: https://www.facebook.com/grupomacomaco/

Bien recordamos cuando en uno de los programas en vivo que tuvimos junto a él, que por cierto puedes revivir aquí, nos relató que su historia en el mundo de la peluquería comenzó cuando era pequeño por su madre. 

Pero, ¿cómo pasar de ser estilista a ser todo un empresario?

La diferencia entre un estilista más y un verdadero empresario radica en que el segundo tiene un conocimiento desde diferentes ámbitos y no solo desde la técnica.

“Si sueñas con números, startups y business, te dedicas a otras disciplinas. Si además, tienes creatividad, algo imprescindible hoy en día para destacar en los negocios, te formas, te impregnas de todas y de ninguna en concreto para, de esa manera, «tocar todos los palos» recibiendo de todos, para formar y conformar un universo ecléctico en el que dibujar infinitas combinaciones con las que aprender a vivir y a definir tu destino entorno a los negocios”

¿Lo ves? esto va mucho más allá e implica saber cómo crear y gestionar una marca cómo conseguir y gestionar clientes, pero sobre todo, cómo fidelizarlos, cómo diferenciarte de la competencia incluso con los protocolos de bioseguridad en el salón de belleza.

“Es más que evidente que el arte está reñido con los negocios, con los números, con las finanzas y con todo aquello que se aleje del contacto íntimo con esencia artística. En nuestro caso, curiosamente, queramos o no, va estrechamente vinculado.

Dedicándose a ambas disciplinas por igual, no caemos en la cuenta de que a una le dedicamos, en muchos casos, todo lo que somos y a la otra, única y exclusivamente cuando se hace absolutamente imprescindible”

¿Por qué simplemente no empezar siéndolo todo? Porque no es tan fácil como a su paso lo ves.

“Lo he visto y lo veo en múltiples ocasiones, en diversas disciplinas, en diferentes personas, con variados carácteres y siempre existe el mismo denominador común.

Lo verbalizamos y reconocemos, pero no alcanzamos a reinterpretar nuestra realidad y sin embargo todos coincidimos en la necesidad de dar un giro a nuestro continuo bucle”

La disciplina, la constancia, confianza, determinación, creatividad, pasión y mente abierta son cualidades que en su  mayoría los empresarios exitosos han logrado conseguir a medida de su constante evolución, o acaso ¿no es esto lo que Eme de Maco refleja?

Es verdad que no existe una fórmula ni secreta, ni mucho menos revelada para conseguir éxito al emprender, el camino a veces es tan incierto, como lo que hemos visto durante este año, que sin pensarlo, muchos deben sacar a flote lo que son aunque la desesperación por momentos llegue a invadir su ser.

Encontrar equipo, aliados y personas que te ayuden a crecer y te complementen es vital en el camino. 

“Para ello necesitamos ayuda, necesitamos ampliar el horizonte, el equipo, las metas y los recursos para conseguir un objetivo claro y ascendente. ¿A quién incorporo en mi equipo? Ahí radica otra de las claves, que me cuide, me haga crecer, se preocupe realmente por mi, me aconseje bien y me haga sentir que soy importante, porque lo que hago es importante y se traduce en resultados. No solo artísticos sino económicos, que me permitirán cumplir mis sueños y continuar creciendo.

Interesante cuestión… Cuando me convierto de estilista a empresario… ¿Quién cuidará de mi?

Como un líder necesitas transmitir seguridad y armonía a tu equipo, y pensar en que cada uno de tus colaboradores estarán tras un “jefe”  para el cual se sientan importantes; sin embargo, como líder, también te surgen dudas que necesitas responder y un apoyo para tu gestión.

Cortar y dar forma al cabello para lograr el estilo deseado, utilizando tijeras, peines, maquinas y navajas, no es suficiente, hay que dar un paso más allá.

La competencia es latente, pero este es el momento más oportuno para reinventarse y sobre todo de vivir la profesión porque como lo dice Eme: ¡Es inviable vivir por amor al arte!

Gracias, Eme Demaco porque simplemente demuestras a tus colegas que para ser más que un estilista y tener éxito en la peluquería hace falta mucho más que un negocio y unas tijeras a la mano.

Aunque muchos profesionales se pregunten porqué se les recuerda y exige tener conocimientos financieros y en muchos temas que hoy delegan a terceros si quieres pasar de ser solo un estilista a estar en la lista de los mejores necesitas reunir mucho más que la técnica.

Durante la transición, el uso de la tecnología, las plataformas digitales, el encontrar aliados y sobre todo, usar un sistema de gestión como Bewe ha sido clave para que cientos de profesionales hayan encontrado un aliado, la manera de profesionalizarse y sobre todo de hacer comunidad, algo que tan necesario ha sido en los últimos meses.

Si también quieres pasar de ser a estilista a empresario ten a la mano un socio tecnológico ¿cuál? Bewe. Prueba aquí gratis 

Camila Acosta Bewe