Tiempo de lectura: 4: 30

No eres el único administrador o dueño de un negocio que debe tratar con clientes morosos que, a la final, terminan por darte un dolor de cabeza, lo sabemos.

Quizá algunas estrategias que has puesto en marcha no ayudaron a solucionar esto y lo último que quieres es poner en riesgo económico tu centro. 

Hoy queremos darte algunas ideas así que corre, ve por tu libreta de apuntes y prepárate para encontrar en nuestro artículo una respuesta muy productiva.

¿Qué es un cliente moroso?

Es una persona que incumple con los plazos de pago que has pactado para prestar tus servicios o vender tus productos y que termina por afectar el flujo de caja de tu salón, escuela o academia.

Dicho esto pasemos a lo importante…

¿Cómo tratar a los clientes morosos y cobrarles sin morir en el intento?

1. Contacta a los clientes que tu sistema de gestión notifica que no han realizado el pago de los saldos pendientes o de su suscripción.

La comunicación siempre es la mejor salida, así que no te detengas a suponer qué pudo pasar, simplemente toma la iniciativa, comunícate con el y conoce las razones por las que no te ha hecho el pago correspondiente.

Esta es una excelente alternativa para que tu cliente te de la explicación correspondiente y te notifique sobre cuándo lo hará.

2. Descubre qué tipo de cliente moroso es cada uno.

No todos tus clientes morosos son iguales, por esta razón es vital que conozcas la razón por la que han incumplido con el acuerdo, dependiendo de esto deberás asumir el trato de diferente manera.

Hay diferentes tipos de clientes que tienen deudas contigo:

-Clientes morosos casuales:

Quienes tienen la intención de pago que siempre pagan en el tiempo correspondiente pero se retrasan un poco por algo razón; por ejemplo, porque tuvieron alguna situación de emergencia que no contemplaban.

-Clientes que se retrasan en su pago con intención de hacerlo:

Aquellos que tiene el medio para pagar pero, simplemente no lo quieren hacer. Sí, aunque te parezca absurdo pensar que simplemente no lo hacen porque no quieren, esto pasa.

Este tipo de clientes intentan alargar la deuda lo más que puedan con el objetivo de evitar pagar.

¡Calma! este tipo de clientes son muy poco comunes; sin embargo es mejor que lo contemples.

-Clientes que deben solo por alguna circunstancia:

Son quienes tiene la posibilidad de pagar pero tienen alguna queja respecto a los servicios o productos de tu negocio. Una vez encuentren la solución a su inconveniente hacen el pago sin problema.

-Clientes morosos despreocupados:

Están quienes pueden pagar pero simplemente lo han olvidado, no suelen tener facturas de nada y desconocen por completo qué día debieron haber hecho su pago.

-Clientes que siempre tienen una deuda de manera repetitiva:

¿Tienes clientes que sin excepción pagan tarde siempre? pues estos son los cliente morosos crónicos que por diferentes causas no pagan a tiempo.

Una vez has identificado en cuál de estos tipos se clasifica puedes dar el paso siguiente.

3. Haz un acuerdo de pago con una nueva fecha.

¿Te ha pasado que al contactar a tu cliente o alumno te notifica que no puede hacer el pago por ahora? bueno pues seguirá pasando. 

Lo mejor que puedes hacer en este caso es acordar nueva fecha para que se ponga al día en su pago, eso sí, aclara que el incumplir de nuevo repercute en el uso de tus servicios.

Nuestro consejo es que seas paciente, seguramente los clientes que no te pagan no lo hacen con maldad. De hecho, si has notado que tiene problemas de fluidez y es esta la razón por la que no te ha pagado, haz un acuerdo de pago por cuotas.

4. Comunícate de nuevo con los clientes.

No se trata de ponerte en contacto solamente para ejercer presión, simplemente debes mantenerte al tanto de lo que pasa y demostrar interés y preocupación. 

Sabemos que también necesitas el dinero para cumplir con las obligaciones del centro pero créenos, este tipo de acciones enamoran más a tus clientes, los mantiene fieles a tus servicios y se sentirán en deuda contigo por lo que intentarán salir de tu pago.

5. Toma acciones un poco más fuertes con los clientes que no responden.

Existen también quienes a pesar de tu comprensión y amabilidad no hacen nada por encontrar una solución a este problema y justo con ellos debes ser un poco más severos. 

Suspende el uso del servicio o clases que toma contigo y notifícalo.

Si de esta manera tampoco consigues el objetivo de pago puedes recurrir a empresas de recobro de deudas y así puedes dejar esta tarea tan engorrosa a expertos que saben cómo manejar la situación.

Finalmente si ni por esto tus clientes morosos te hacen el pago consulta de acuerdo a las normas vigentes país de qué manera puedes tomar una acción legal, claramente esta es la última instancia a la que esperamos debas llegar.

Recomendaciones generales:

  1. Sé respetuoso y mantén la calma, sieemmppreee. Cuida tu vocabulario y evita frases que puedan ofender a tus clientes y este problema termine por agrandarse aún más.
  2. Crea acciones preventivas como; por ejemplo, solicitar el pago por adelantado.
  3. No hagas el proceso de cobro a tus clientes cuando has tenido un mal día o momento porque si esta situación de cobrar ya es bastante estresante, será peor con carga negativa dentro de ti.
  4. Trabaja con empatía; es decir, ponte en la posición de tus clientes porque la mayoría de tus casos de clientes morosos pueden presentarse por malos entendidos o cuestiones momentáneas.
  5. Lleva el registro de saldos pendientes en una plataforma robusta y a la cual tengas acceso siempre en cualquier lugar, de lo contrario el cuadernito que usas te sacará más canas. La tecnología hoy te permite gestionar y optimizar proceso, así que no lo pienses más. Anímate a probar Bewe, tu aliado.

Lidiar con clientes morosos puede ser complejo, pero no es remotamente imposible de lograr, lleva el proceso y registro de clientes morosos con Bewe, manténte empático, en comunicación con tus clientes y sé siempre respetuoso.

Esperamos que este artículo pueda ayudarte. ¡Buena suerte!

Camila Acosta Bewe