No somos ajenos al mes de la concientización sobre el cáncer de mama y por eso queremos dedicar nuestro artículo de hoy a este tema, sabemos que como profesional del sector del bienestar tienes la posibilidad de contribuir a esta situación.

Vamos a verlo.

«En las Américas, el cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres y la segunda causa de muerte por cáncer en las mujeres. Se estima que 462,000 mujeres son diagnosticadas recientemente y casi 100,000 mueren de cáncer de seno cada año.»

¿Ahora bien, qué puedes hacer como profesional de la industria del bienestar con esta situación?

El yoga y el cáncer de mama

Las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer, intentan el yoga como una alternativa para detener en alguna medida los síntomas y de ello depende evaluar si en realidad es útil para ellas y la respuesta es la siguiente:

El yoga ha sido altamente efectivo para mejorar no solo la calidad de vida, sino para reducir los trastornos del sueño y la fatiga que una enfermedad como estas trae.

Además, se ha visto que esta practica ayuda a reducir

  • La depresión,
  • La salud; y
  • La fatiga.

¿Qué significa esto para los maestros de yoga?

Es sencillo, como profesional del sector tienes la posibilidad de tratar con pacientes diagnosticadas con cáncer de mama y ofrecer tus clases como terapia de apoya que ayude a mejorar su calidad de vida y su salud mental.

¿Habías pensado en esto? Pues suponemos que te encanta saber que desde tu profesión puedes ayudar a toda tu comunidad yogui en casos como este.

Beneficios del yoga para mujeres con cáncer de mama

Estrés y ansiedad

«Un estudio realizado por el profesor y director del programa de Medicina Integrativa del MD Anderson (Houston, EEUU), Lorenzo Cohen, demostró que las pacientes que practicaban yoga durante los tratamientos para el cáncer, tenían menor nivel de cortisol, que es la hormona del estrés»

Insomnio

Es común que las pacientes con cáncer de mama padezcan insomnio. La práctica de yoga ayuda a combatirlo, ofrece más serenidad y relajación, por lo que es más fácil conciliar el sueño.

Cansancio

El yoga reduce el cansancio y la sensación de fatiga pues hace sentir más vitalidad, el cuerpo tiene más flexibilidad y está más tonificado por lo que mejora la forma física y facilita el día a día.

Aún son pocos los estudias científicos que han sido publicados con grandes conclusiones sobre la eficacia del yoga; sin embargo, sí existe evidencia científica que demuestra que la práctica del yoga como práctica complementaria aporta diversos beneficios no solo a las personas que han sido diagnosticadas, también a quienes han superado la enfermedad.

Te preguntamos entonces, ahora que conoces un poco más sobre esto ¿te suena la idea de tener tu propio estudio de yoga dedicado a este tipo de pacientes? o, ¿tan siquiera contemplas la posibilidad de tener un pequeño grupo de alumnos con esta enfermedad?

Pues si ya lo haces déjanos felicitarte, nos encantan los profesionales empáticos que más allá de perseguir ingresos, quieren ayudar a diferentes grupos de personas.

Pilates como tratamiento para la recuperación del cáncer de mama

¿Qué beneficios aporta el Método Pilates tras una intervención de cáncer de mama?

En el libro, la “American Cancer Society” se citan experiencias de varias mujeres y justamente una de ellas habla de cómo el Pilates contribuyó con algunos beneficios. De acuerdo a su experiencia, destaca que:

  1. » Se integra el movimiento del brazo del lado afectado con mayor facilidad, ya que los ejercicios de Pilates integran el movimiento a nivel global. Movilizando el cuerpo como un todo, lo que incluye también a las extremidades.
  2. Los principios ayudan a las pacientes a estar presente y vivenciar el momento al enfocar su atención en moverte correctamente, con control y no de manera automática.
  3. El uso de la respiración en sus distintas posibilidades, así como la movilidad de la caja torácica ayuda a liberar tensión, favorece el drenaje linfátcio y flexibiliza las zonas afectadas por la cicatriz. «

La practica del Pilates para la recuperación del cáncer de mama

Aunque el proceso oncológico puede ser algo desgastante, es importante que las mujeres diagnosticadas con esta enfermedad eviten la inactividad y lo más pronto posible retomen sus actividades luego de la cirugía en caso de mastectomía o extirpación.

La práctica del Pilates ayudará también durante la radioterapia o quimioterapia.

Para las pacientes ya diagnosticadas hay varios estudios que sugieren que el ejercicio disminuye el riesgo de recaída.

Lucía González Cortijo, oncóloga del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, se refiere a un ejercicio más intenso que caminar. “Hasta ahora se recomendaba caminar de tres a cuatro días a la semana, pero parece que el ejercicio más intenso aporta más beneficio. Ahora recomendamos una combinación de ejercicio aeróbico, como correr o hacer bicicleta, con ejercicios de tonificación muscular, como Pilates, yoga o ejercicios con pesas con supervisión”.

Ahora, queremos dejarte una lectura recomendada sobre Soledad, una instructora de Pilates que padeció la enfermedad y en el portal de Why Not Pilates contó su experiencia.

Método Pilates como Aliado en la Recuperación del Cáncer de Mama (II). Mi Experiencia

Nuestra conclusión

Tanto las personas que padecen o han padecido cáncer de mama son conscientes de que deben hacer ejercicio y quieren dar el paso; como profesionales puedes aprender mucho de ello y aportar mucho más de lo que te imaginas a tu comunidad Pilatera o Yogui.

Anímate a dar el salto y recuerda que si te decides a hacerlo deberás contar con fichas personalizadas en las que consignes toda la información de tus alumnos para registrar su proceso, hacer el seguimiento correcto y sobre todo personalizar mejor tus clases.

Descubre todo lo que puedes hacer con las fichas de clientes de Bewe y lo fácil que se puede volver tu gestión haciendo clic aquí

Camila Acosta Bewe