Conoce las principales enfermedades de las uñas que pueden poner en riesgo la salud de tus clientes

Desde hace varios años, las uñas han cobrado gran protagonismo en nuestros looks. No nos sentimos completas si lucimos la chaqueta más linda pero llevamos las uñas hechas un desastre, total, también hacen parte de nuestra imagen y reflejan nuestro estilo.

Resulta que las uñas no solo hablan del cuidado de una persona por su apariencia, muchas veces las uñas también reflejan el estado de salud, pues ellas se enferman a causa de malos hábitos o anomalías genéticas.

¿Conoces las enfermadas que sufren las uñas? Uñas escamadas, con hongos, estrías o secas, son síntomas de alerta para prevenir o atajar enfermedades.

A continuación, te presentamos los síntomas de algunas enfermedades en las uñas para que puedas detectarlas y dar a tus clientes los mejores consejos.

6 problemas en las uñas y cómo solucionarlos

1. Onicofagia

Del griego “onyx” y “phagein”, la onicofagia es el hábito de “comerse las uñas”, una práctica que aunque parezca inofensiva, puede estar ligada con profundo estrés, nerviosismo o inseguridad.

Un gran riesgo para la salud que se desencadena a partir de la mordedura de uñas, es el arrancar la cutícula; la capa protectora que resguarda la uña de posibles infecciones y traumatismo.

Es importante saber que sin la cutícula, hay mayores probabilidades de infecciones bacterianas, hongos o víricas.

Expertos afirman: “A veces incluso, si la persona se muerde las uñas de forma muy agresiva, se puede producir la lesión de la matriz de la uña que está debajo de la cutícula y del tejido periungueal.

Si esa matriz se daña, no tiene ninguna capacidad de reparación y se trata de una alteración irreversible…La uña va a crecer de manera distrófica, es decir, de forma irregular, más gruesa, con estrías o rasguños”.

¿La solución? Aplica a tu cliente un esmalte endurecedor a base de ajo o de algún componente con sabor desagradable al llevar a la boca. 

Así mismo, procura no retirar la cutícula durante el procedimiento y aplicar crema hidratante en las manos al terminar el servicio.

2. Blandas y quebradizas

Las uñas quebradizas pueden ser el resultado de procesos químicos agresivos o manicuras permanentes que han eliminado varias capas de queratina, vitaminas y minerales de nuestro organismo.

También, pueden darse como consecuencia de un factor genético o debido a enfermedades crónicas y reumáticas.

¿La solución? Si tu cliente presenta uñas quebradizas, no sumergas por mucho tiempo sus manos en agua -también puede causar separación por capas-,+ y en especial, nunca limes ni cortes sus uñas después del contacto con el agua.

De igual manera, no olvides aplicar una base endurecedora que fortalezca las uñas y evite que estas se dividan en capas.

3. Hongos

Esta enfermedad se conoce comúnmente como onicomicosis y es una infección que afecta tanto uñas de las manos como de los pies.

Contrario a lo que piensan muchas personas, no solo se produce por una mala higiene, también puede darse al practicar algún deporte o al haber sufrido algún traumatismo a lo largo de los años.

¿La solución? Como manicurista no tienes la formación para medicar a tus clientes, por esto, es esencial que cuando veas a un cliente con hongos en sus uñas -de manos o pies- lo remitas al médico general o al dermatólogo para iniciar un tratamiento lo antes posible.

Es indispensable que no ofrezcas el servicio si tus pacientes presentan hongos, pintar las uñas no solucionará nada si no están sanas desde adentro.

4. Manchas blancas

Por mucho tiempo se mantuvo la creencia que la causa era falta de calcio, sin embargo, los médicos lo desmienten. Lo que si advierten es que las manchas grandes podrían tener relación con una insuficiencia renal o cirrosis.

Así mismo, se conoce que pueden deberse a leves microtraumatismos cerca de la cutícula, como los que se producen al meter las manos a los bolsillos de un pantalón ajustado.

5. Hipertrofia

La hipertrofia también conocida como onicogrifosis, hace referencia al crecimiento excesivo de las uñas, en especial las de los pies.

Se evidencia en uñas con mucho grosor o con forma dispareja, y suele ocasionarse por hongos o por enfermedades como artrosis, psoriasis o problemas circulatorios.

¿La solución? se aconseja comenzar a utilizar una técnica física abrasiva para reblandecer la uña.

6. Uñas encarnadas

Se presenta cuando la uña se clava en la carne, inflamándola. ¡De seguro has tenido muchos clientes con esta molestia! Así que ten en cuenta dejar los bordes y no recortar los picos de la uña del dedo gordo del pie, más bien lima en forma cuadrada.

No se recomienda hacer manicura, pero pues ofrecer un spa de pies para que sus uñas descansen y comiencen a sanar.

Durante ese procedimiento, empapa un algodón en antiséptico y aplícalo entre los bordos de la uña y la carne. Recuerda que la longitud adecuada de la parte “blanca”, debe ser de 1 milímetro.

Consejos para manicuristas

Recomendaciones adicionales:

  • Realiza la manicura sin eliminar la cutícula.
  • Remueve el esmalte cada semana, si se tiene por más tiempo, los hongos son más propensos a aparecer en la superficie de las uñas.
  • Las uñas enfermas, gruesas o amarillas deben limarse de forma dorsal al menos una vez a la semana.
  • Tener estricta higiene con los instrumentos de trabajo.

Antes de irte, te invitamos a conocer las últimas tendencias en decoración de uñas

Y no olvides recomendar a tus clientes una correcta alimentación y un consumo prudente de manicuras permanentes para lucir unas uñas además de hermosas, sanas.

¡Gracias por leernos!

Prueba GRATIS aquí BEWE Software, una opción fácil de usar para gestionar tu centro de belleza.

gestión peluquería