Tiempo de lectura: 5:05

Sumado a la crisis sanitaria que el COVID-19 viene dejando a su paso, el impacto económico en todo el mundo también se siente.

Alrededor del globo terráqueo muchos negocios y, posiblemente tú también, cerraron sus puertas poniendo una pausa a los colaboradores, clientes y actividades diarias con el objetivo de frenar la propagación de este nuevo Coronavirus.

Las obligaciones como el pago del alquiler, a proveedores, el salario de tu equipo y hasta el tuyo pueden ser ahora algo complejos. 

Si has sido responsable y tienes un dinero en caja menor puede que estés preparado para aguantar la crisis por un tiempo, pero ¿qué hacer una vez todo vuelva a la normalidad?

En el caso contrario ¿qué pasa cuando no lo has hecho ? ¿cómo afrontar el impacto que deja esta pandemia ? 

Hoy queremos hablarte de eso.

Qué ha pasado en el mundo… 

No queremos alarmarte, por supuesto que no, solo queremos contarte algunos datos que consideramos importantes y que, aunque no tocáramos en nuestro artículo, conoces por los medios de comunicación.

Las acciones globales han tenido una caída, los cambios en los mercados afectaron inversiones en pensiones y cuentas de ahorro individual.

A lo mejor, ya sabes que La bolsa de Londres, Wall Street y el Nikkei en Japón tuvieron caídas desde que comenzó el COVID-19.

Imagen tomada del portal de noticias de BBC

También, los bancos centrales de países redujeron las tasas de interés como; por ejemplo, el Banco de Inglaterra.

Las aerolíneas han recortado sus vuelos ante la decisión de los gobiernos de cancelar y recortar los cierres de las fronteras.

Y, las tiendas y concesionarios de automóviles informaron una caída en la demanda. Algunos, ahora venden en línea a consecuencia de la distancia que tomaron los clientes.

Sin embargo, y apesar de estas situaciones, es momento de ir pensando en la estrategia de salida una vez haya pasado la crisis y todo vuelva a la normalidad.

¿Qué medidas financieras tomar en tu negocio?

Consejo 1:

Lo primero que debes saber es que no eres ni el primero ni el único que pasa por una crisis, y que además de ti, otros administradores y dueños de negocios también se enfrentan a esto.

Consejo 2:

Una vez has conseguido esto, graba en tu mente esta frase: “es una buena oportunidad para cambiar el futuro de mi negocio y hacerlo más productivo y eficiente para cuando todo pase”

Esto puede ser un poco difícil, ¡lo sabemos! interiorizarlo puedo tomarte algún tiempo y más porque mientras te capacitabas en tu disciplina no te enseñaron a manejar las crisis empresariales.

Pero, no por eso puedes quedarte ahí viéndolo como la peor tragedia. 

En Bewe estamos seguros de que esto pasará y que esta es una oportunidad maravillosa para fortalcerte y llegar más recargado que nunca.

Enfócate en lo bueno y en pensar y desarrollar una estrategia para mejorar la situación una vez las puertas de tu negocio abran de nuevo.

Consejo 3: 

Ten presente que si sabes administrar tu presupuesto puedes mantener a flote y hasta aumentar tus ingresos.

Una vez el confinamiento se haya levantado y regreses con tu equipo a trabajar como lo solías hacer antes del virus es importante que te enfoques en lo que realmente importa.

Si comienzas a administra de manera inteligente los recursos sin importar el tamaño o situación de tu centro,  vas a conseguir salir de esta.

De este modo:

  • Cambia tus hábitos financieros.
  • Reconoce que muchas cosas han cambiado.
  • Prepárate para cualquier eventualidad.

Consejo 4:

Compromete a tus empleados con la estrategia que vas a instaurar en tu negocio. Ellos pueden ayudarte con ideas y a generar la rentabilidad que necesitan alcanzar.

Por ejemplo, ordenen en el sistema de gestión la agenda de cada uno para que no haya muchos espacios libres dentro de cada cita, así será posible que atiendan a más personas en el día o incluso que aprovechen el tiempo que tienen libre para capacitarse en algo que le de un plus a tu negocio y que aumente las ganancias

Consejo 5:

Comunícate con tus proveedores de manera asertiva para conseguir acuerdos de pagos, obtener algún tipo de descuento o beneficio. 

De esta manera distribuyes el presupuesto mejor y tienes un poco más de solvencia dentro de tu negocio

Consejo 6:

Hazles saber a tus clientes que los productos y servicios que sigues ofreciendo en tu negocio de belleza, bienestar o fitnnes son de la misma calidad. Solo así los clientes no tendrán temor en regresar contigo. 

Consejo 7:

Planifica de manera correcta tu negocio; es decir, haz un plan con base en métricas reales y para ello debes usar un sistema de gestión. Si hasta hoy no lo has usado porque no has notado la importancia de este, de seguro una vez termine el período de confinamiento lo notarás.

Solo así puedes por ejemplo:

  • Revisar cuánto dinero tienes invertido en mercancía.
  • Identificar los servicios más rentables.
  • Conocer cuáles las horas menos productivas.
  • Conocer qué pérdidas tienes.
  • Tener una agenda más ordenada y productiva.
  • Conocer a tus clientes para ofrecer servicios con base en sus necesidades.
  • Ofrecer canales de reserva que mejoren la experiencia de tus clientes.
  • Otras cosas más

Consejo 8:

Reinventa el espacio de trabajo para poder optimizar el espacio, a lo mejor así te das cuenta de que puedes mudarte a un local más pequeño y disminuir la cuota de alquiler o simplemente agregar nuevas máquinas que te permitan ofrecer otro tipo de servicios.

Por ejemplo, si tienes una barbería y ajustas el espacio descubres que tienes un espacio para poner un puesto de manicura y que tus clientes también hagan sus uñas allí.

O si tienes un gimnasio pequeño te das cuenta que puedes usar un salón para dictar quizá algunas clases colectivas o implementar servicios de Pilates o yoga.

Consejo 9:

Este consejo aunque puede sonar un poco cruel, es importante, elimina los cargos innecesarios. 

Dentro de esto hace parte reducir el personal en caso de que uno de tus colaboradores no sea tan productivo como lo necesita tu negocio. Así te ahorras el dinero de sueldos o comisiones de empleados que no te aportan mucho.

Consejo 10: 

Negocia tus créditos. Esta opción te permitirá tener un respiro.

Si tuviste que tomar algún crédito con un banco para poder emprender es vital que una vez superada la cuarentena puedas renegociar la deuda para que no te veas atrasado con el pago de las cuotas o los intereses aumenten y te veas más perjudicado.

Consejo 11:

Prepárate y aumenta tus conocimientos, al hacerlo tienes la posibilidad de ofrecer nuevos servicios, clases o entrenamientos a tus clientes y de retener a los que ya tienes y sobre todo de captar la atención de otros.

Salir de una crisis no es una tarea fácil pero sí depende mucho de cómo gestiones la crisis, tu estrategia y tu equipo de trabajo.
Esperamos que estos consejos sean muy útiles para poner en práctica una vez salgamos de la crisis. 

Camila Acosta Bewe