Nunca es igual practicar yoga solo en casa que hacerlo con orientación, en un lugar agradable, con la compañía correcta. Es por esto que los centros de yoga se han popularizado tanto durante los últimos años, pues prometen experiencias únicas.

Sin embargo, hacer popular un centro no es tan fácil. Por esto, si quieres que tu centro de yoga se convierta en el lugar favorito de tus alumnos, debes cumplir ciertos estándares de calidad. De lo contrario buscarán otro lugar.

Esto es lo que NO debes hacer

1. Empezar tarde las clases

El ejemplo enseña mucho más que las palabras, de manera que si te resulta muy incómodo escuchar la puerta abrir y cerrar cuando tus alumnos llegan tarde, debes pensar en el ejemplo de puntualidad que les estás dando.

Para evitar esta situación, planea tus clases en horarios posibles de cumplir y en caso de algún retraso esporádico, da las respectivas excusas.

2. Sesiones sin toque personal

Sin importar la profesión, quien hace algo de manera auténtica, brilla por sí solo. No te limites a impartir una clase y repetir el monólogo que ya tenías preparado, procura dar rienda suelta a tu personalidad, humor y carisma.

3. Improvisar las clases

Si bien es cierto que las cosas fluyen de manera natural, los estudiantes anhelan calidad. Por esto, siempre debes impartir clases espontáneas pero a la vez preparadas.

¡Cuando planeas las clases con tiempo se nota! Porque ofreces cumplimiento del horario, construyes un escenario adecuado y creas un ambiente de respecto y cariño.

Software de gestión yoga

4. Tener una mala actitud

Los maestros de yoga son popularmente “faros de luz”. A pesar de ser personas con sentimientos y problemas como cualquier otra, tienen un alto grado de compostura, tranquilidad y paz.

De manera que a pesar de los malos momentos, nunca lleves una mala actitud o energía a tus clases, sino que procura conectar con tus alumnos transmitiendo lo mejor de ti.

5. Olvidar las redes sociales

Las redes sociales no te van a robar el tiempo que dedicas a atender personalmente a tus alumnos o a tus labores diarias, pues realmente son fáciles de usar. Simplemente:

  • Crea un perfil en las principales redes sociales, te recomendamos Facebook e Instagram
  • Sube toda la información esencial (teléfono, horario, dirección, ciudad, descripción del centro, profesor, etc). Así no te enviarán continuamente inbox para preguntarte datos básicos.
  • Comparte fotografías, vídeos o publicaciones por lo menos 3 veces a la semana.

Esto asegurará que tus redes sociales se mantengan actualizadas y con constante tráfico de posibles alumnos.

Esperamos estos consejos te sean muy útiles para convertirte en un gran profesor de yoga y por supuesto, posicionar tu centro como uno de los mejores.

Si quieres brindar una mejor experiencia a tus alumnos, también te invito a probar BEWE.io, el mejor software para gestionar tu negocio.

¡Gracias por leernos!

gestión peluquería