De repente nos encontramos con una situación que como bien sabes, llevó a la reinvención de los profesionales de todos los sectores, incluidos pilateros y profesores de yoga.

Las clases que no solo toman las personas en en estudios o centros, sino también en gimnasios del mundo se detuvieron al igual que la mayoría del resto de las cosas.

Las salas, los instructores y los implementos quedaron por momento en pausa mientras se pensaba una alternativa para continuar.

Hemos tenido la oportunidad de hablar con Juan Nieto, Co-fundador  y CEO de Runity LLC, educador de Polestar Pilates Internacional y fundador y CEO de Slings y en este artículo que está completamente exquisito, vamos a abordar desde su punto de vista un tema esencial el futuro de las clases de Pilates y Yoga.

El proceso tanto para los centros de yoga y Pilates como, para los alumnos durante la emergencia implicó un proceso de fases por las que ningún profesional esperaba pasar.

Primera Fase

“La primera el confinamiento y los centros cerrados. La cosa era sencilla y clara; dura pero sencilla.. el centro no se puede abrir y los equipos desaparecen. 

Había que empezar a buscar formas para seguir como: impartir clases online” Una primera etapa en la que, quienes sacaron a flote sus habilidades pudieron encontrar un mejor resultado.

“Según las personas que yo conozco, los estudios que conozco, los que han reaccionado más rápido han tenido menos daño y les ha ido mejor”

“Por supuesto, hubo bajas de alumnos en todos los centros por diferentes motivos

El más común: no me gusta el trabajo online, me gusta trabajar en forma presencial con mi profesor, me gusta trabajar con las máquinas, salir de casa para hacer ejercicio y no soy lo suficientemente disciplinado para hacerlo.

Luego, hay otras personas que se han dado de baja por temas laborales, gente que se ha quedado sin trabajo, que está temporalmente desempleada, así que, el daño ha sido bastante fuerte”

Una segunda fase

Una vez, y luego de mucho tiempo, más del que la mayoría del mundo imaginaba las restricciones empezaban a levantarse y justo allí a perfilar un poco mejor la situación.

“En nuestro caso, pacientes de fisioterapia han vuelto porque son personas que están en un tratamiento, que están en un proceso de movilidad o de ejercicio para gestionar su dolor y no perder calidad de vida y funcionalidad”

¿Abrir con restricciones? Por supuesto, para centros en todo el mundo y sin excepción.

“A las pocas semanas se han ido abriendo las clases grupales con aforo muy reducido y casi todos los centros han venido haciendo lo mismo, respetando la distancia entre cada una de las máquinas y todas las medidas de higiene, lo que para los centros significa tener menos clientes disponibles.

Menos tiempo porque necesitas preparar la sala antes y después, más gasto porque hay que invertir en gel, en limpieza y desinfección. 

Una situación muy compleja que hay que tomársela y vivirla como una inversión en volver a arrancar” 

El presente

Justo en el ahora podemos ver la situación desde dos perspectivas: los centros y los alumnos.

1. Para los centros

“Hay pocos clientes y muchos gastos y es imposible cubrir los gastos con la limitación de clientes, menos capacidad de dar clases por el tiempo que se invierte en preparar el centro y por los costes de limpieza y desinfección.

Los estudios nos hemos preparado muy  bien para mantener las medidas de seguridad e incluso superarlas haciendo que sea prácticamente imposible que suceda un foco de contagio en los estudios teniendo en cuenta las medidas de seguridad que se están tomando aquí”

2. Para los clientes

Hay gente que tiene miedo con lo cual se queda con el online y hay personas que han manifestado su interés por volver al estudio pero, al mismo tiempo mantener sus clases online en un modelo mixto.

“Las primeras dos semanas han sido intensas. La gente que quería volver y que no tenía miedo ha sido super cariñosa y nos lo ha agradecido mucho y nosotros también lo echamos de menos. Nos han agradecido  por darles un poquito de normalidad en su vida, permitirles recuperar su paz y dedicarse a ellos mismos.

También hay gente que tiene miedo, que no se fía de lo que está pasando. Quienes lo han puesto en la balanza se han quedado en casa, el miedo ha sido quien ha tomado la decisión por ellos.

Y.. ¿el Futuro de las clases de Pilates y Yoga?

Según se va desescanalndo entenderemos que muchos alumnos volverán y otros se quedarán con el online porque han encontrado un entorno que les va bien, que es más flexible, en el que están más disciplinados y en el que se gasta menos dinero”

Es fundamental estar preparado y tener un modelo en el que el centro pueda admitir tantos alumnos y en un momento dado puediesen no abrir ofreciendo servicios que permitan seguir generando ingresos para compensar esto.

Yo creo que el online es importante porque si desde el punto de vista local tu tope de ingresos se ve bastante reducido puedes generar nuevos ingresos de gente que no está cerca de ti pero que quieren tener contigo aunque sea online y seguir recibiendo información de calidad en sus clases.

¿Regresará todo a la normalidad? ¿Será fácil recuperar el retorno a lo que antes éramos?

“El futuro de los centros está dentro de varios años. Mi hipótesis es que no vamos a funcionar tan bien como funcionaba hasta ahora. Creo que va a ser mucho más difícil generar los ingresos que estábamos generando hasta ahora, y a largo plazo cuatro o cinco años y habría que ver cómo evoluciona la situación.

Se ha generado un modelo diferente que puede ayudar a compensar:  El mundo online, las clases digitales y creo que como estudios pequeños hay que trabajar con toques de calidad de personalidad y generar algo que tenga alma y enganche a una comunidad 

Entrar en el mundo digital es duro porque hay empresas grandes con equipos de marketing digital con inversión en tecnología y productos y las empresas pequeñas lo único que pueden aportar es su alma, su individualidad, lo que les hace únicos y diferentes y para ello es importante crear tu comunidad, tu propio nicho de gente que conecta mucho contigo. 

EL futuro de los estudios es más negro más pequeño en el mundo físico pero con potencial de compensar en el mundo online, no de hacerse gigantes pero sí de compensar en el mundo online y abrir las vías de ingresos y la comunidad que se tienen.

¿Cómo recuperar a los alumnos que se perdieron por la cuarentena?

Para nosotros desde el principio la manera de recuperar, de no perder y de mantener a nuestros alumnos ha sido el contacto. En una época  donde es imposible mantener la cercanía  nosotros hemos multiplicado nuestros esfuerzos para que ellos sientan que estamos detrás y que no les vamos a abandonar, que vamos a estar al pie del cañón para lo que ellos necesiten. 

Para nosotros ha habido mucha comunicación, mucho trabajo de emails, trabajo de grupos de whatsapp, crear contenidos en el que se dan tutorías, reuniones en las que se hablan de diferentes temas.

Hemos estado muy encima de ellos para que tuviesen recursos para trabajar solos y eso ha sido fundamental. Eso nos ayuda a mantener esta comunidad, para recuperarlos, para darles seguridad.

Hay que transmitir la idea de que nosotros no vamos a parar si ellos siguen manteniendo la rueda en movimiento y así seguiremos y saldremos adelante.

Primero la seguridad, segundo la importancia de activarse, tercero la importancia de hacer ejercicio, estar en forma y seguir activos y cuarto la flexibilidad y mantener el servicio es importante para recuperar a los alumnos.

¿Qué herramientas serán indispensables de ahora en adelante para que un centro pueda destacarse de la competencia?

Tengo la firme creencia de que los alumnos que acaban en un estudio pequeño de fitness, de Pilates, de yoga además de buscar ejercicio, están buscando algo más; están buscando una comunidad, están buscando aprendizaje, crecimiento, correlacionarse con personas de iguales creencias y filosofías; por tanto, yo creo que es importante destacar desde ahí.

También es fundamental que se mantengan las pequeñas diferencias y el estilo de cada uno de los estudios. La gente debe entender lo que sucede ahí, en cada clase y que es un momento único que no se va a volver a repetir porque es diferente a lo que surge en otros sitios.

Es vital dar muchísima facilidad para reservas las clases, para pagar a través de Internet,  se necesita un espacio donde no haya contacto para acceder, que sea por ejemplo, con Reconocimiento facial.

Asimismo la posibilidad de ofrecer clases online de diferentes tipos porque no todas son iguales, se puede hacer una clase grabada, un streaming, una conferencia con imagen y sonido en dos direcciones, se puede hacer un webinar, hay muchas formas de seguir conectando y la tecnología nos ayuda mucho.

En un mundo donde la distancia es importante el ingenio y la creatividad nos ayudará a mantener lo que estábamos haciendo prácticamente inalterable y al mismo tiempo, evitar que el virus se propague.

Es el momento para todo el mundo de aceptar el pagar a través de Internet, el ser autónomos a la hora de reservar clases y cancelarlas y; por supuesto de organizar tu agenda.

Unir todo lo anterior con información, contenidos y aportar conocimiento a través de herramientas tecnológicas como webinars, videoconferencias. Herramientas correctas para proporcionar valor tanto dentro como fuera del estudio. Si antes era algo opcional, ahora es completamente imprescindible. 

Hay que mantener la organización sin contacto directo porque además de ser más eficaz ahora es mucho más seguro.

Para nosotros la conclusión es sencilla:

  1. Ofrecer una experiencia diferente
  2. Trabajar con base en protocolos de higiene.
  3. Apropiarse de la comunicación desde diferentes canales para no perder contacto con los clientes.
  4. Ofrecer todo tipo de contenido que eduque a los alumnos y tipos de clases online.
  5. Dar muchísima facilidad para reservas las clases, para pagar a través de Internet.
  6. Contar con herramientas tecnológicas que permiten llevar el proceso ordenado y seguro
  7. Mantener el ingenio y la creatividad.

¿Qué piensas tú? Alineas tu pensamiento con el de Juan Nieto o ves un panorama diferente. Haz tu propia reflexión

¡Enjoy your mind!

Camila Acosta Bewe