En cada zona de tu  ciudad existe un salón de belleza o peluquería y la mayoría de quienes se inician en este campo lo han hecho bajo la misma motivación: tener un negocio propio y explorar las habilidades adquiridas. Por eso hoy quiero mostrarte una serie de aspectos que harán la diferencia entre el éxito y el fracaso de tu negocio.


Emprendimiento

Para instalar una salón de belleza se debe pensar en muchas cosas: desde las sillas, muebles, estantes, decoración y aparatos eléctricos que se ajusten al presupuesto y al diseño de tu negocio, , hasta la presentación de impuestos, permiso de operación, declaración comercial, etc.

Sin embargo, es importante tener un poco de conocimiento en administración, gestión y contabilidad para que el negocio sea rentable y eventualmente pueda expandirse.


Capacitación

Desde el día uno es importante iniciar la capacitación de todo el personal, esa es la mejor manera de ser competitivos. En esta industria, el conocimiento y la experiencia hay que demostrarlo y  al mismo tiempo, compartirlo con las personas y así se lograr un servicio de calidad.


Servicios

No se puede ofrecer lo básico y pretender que con eso baste, por eso es bueno ofrecer un plus ya sea una bebida o una crema hidratante. Imprime tu propio estilo y marca la diferencia. Haz que la experiencia de tus clientes sea única, así querrán regresar y hablarán de la buena atención que recibieron.

Promoción

Nadie conocerá tu salón si no se promociona, A pesar de que los salones de belleza tienen sus sitios en Internet, espacio en redes sociales y estrategias en los medios de comunicación, su principal forma de atraer a más clientes sigue siendo a la antigua, “por recomendación”.

Un personal bien capacitado lograra la perfección y eso lo notarán tus clientes los cuales atraerán muchos más.


Así que ya lo sabes, invierte en educación y en diferenciación, sé persistente y cada día estarás más cerca de llevar tu negocio al próximo nivel.