¿Monto una franquicia o un negocio propio?

Es muy probable que te estés haciendo esta pregunta si tienes pensado montar una peluquería. La decisión final la tomarás solamente tú pero en este artículo te vamos a ayudar a reflexionar sobre qué es lo que más te conviene, explicándote los pros y los contras de cada una de las dos opciones.

Ten en cuenta que ninguna de las dos garantiza el 100% del éxito de la peluquería.



Por un lado, la principal ventaja de la franquicia es que el riesgo de fracaso es mucho menor que en el negocio propio, ya que estarías entrando a formar parte de un proyecto con una rentabilidad ya demostrada y que estará basado en la experiencia de gestión.

Las franquicias, de entrada, ya cuentan con departamentos de marketing, comunicación, publicidad y formación (tanto antes de abrir la peluquería como de manera continuada posteriormente) que hacen que la marca tenga un posicionamiento previo en el mercado.

Así, la captación de clientes de tu peluquería será más fácil que si empiezas de cero con una marca desconocida.

Por contra, los principales inconvenientes de la franquicia es que la inversión inicial es mayor que la de un negocio propio y que al principio suelen requerir una parte de los beneficios del negocio, en concepto de canon de publicidad, formación y asesoramiento.




Por otro lado, las ventajas más destacables que tendrás si te decantas por montar tu negocio de manera independiente son, en primer lugar, que los beneficios serán únicamente para ti y, en segundo lugar, que la peluquería será como tú quieras, ya que no tendrás la obligación de seguir las pautas de una franquicia.

Así pues, ofrecerás los servicios que quieras, con los precios que consideres y la decoración del local que más te guste, etc. Y por último, el contra más destacado de los negocios propios es que comienzas de cero en todo sin el apoyo firme de una empresa y/o de un equipo de personas.

En resumen: ¿Franquicia o negocio propio?

La conclusión es que una franquicia conlleva más inversión y menos libertad, pero tiene más garantías. Mientras el negocio propio requiere de menos inversión y proporciona libertad total, pero sin el respaldo del franquiciado.

Os deseo una feliz semana y volvemos en breve para explicar cómo crear la imagen corporativa en un negocio de belleza.

firma Minerva