Sin importar si tu centro es una academia de música o una academia de baile es importante que tus estudiantes desarrollen  una conciencia musical plena que los acerque a tener una mayor interacción entre su mente y su cuerpo por medio de la música. En este artículo te damos una breve guía, muy útil, para que fomentes en tus los estudiantes de tu academia el amor por la conciencia musical.

Qué es la conciencia musical

La música es un tipo de lenguaje que utiliza el ser humano para establecer diferentes tipos de contacto todos los días. Aún sin ser conscientes, desde que tus estudiantes nacieron, la música los ha acompañado y por voluntad propia o de la familia, han optado por tener mayor cercanía con actividades wellness, como clases de baile o de danza.

Tus clases son un escenario en el que existen cambios cerebrales de los que tus estudiantes no son conscientes, a pesar de que la música sea uno de los lenguajes más influyentes en el cambio de la actividad cerebral y que además modifique los estados anímicos. La música también interviene en los procesos cognitivos de tus estudiantes y por esto deberías crear procesos creativos y artísticos en los que tus alumnos intensifiquen su conciencia musical.

En muchos estudios se han identificado los efectos que tiene la música sobre nuestro cerebro y es evidente que la música tiene un efecto que agrada los cerebros de tus alumnos; el efecto desencadena la activación de un sistema de recompensas que activa todo el sistema de recompensas que está presente en todas las regiones cerebrales encargadas de los procesos cognitivos, emocionales y motores. La música también tiene la capacidad de disminuir la actividad cerebral de las regiones encargadas de activar las emociones negativas o desagradables.

De qué manera se estimulan los sentidos al tener conciencia musical

Además de incidir en la conciencia de las plantas y animales, la música incide en el comportamiento de tus alumnos y, por eso es frecuente encontrar que algunos de tus estudiantes padezcan trastornos de comportamiento o se matriculen en tus cursos para mejorar procesos de adaptación, relacionamiento, seguimiento de instrucciones o concentración y es justo en estos momentos en los que deberías fomentar la conciencia, ojalá de forma individual.

Al analizar el paso de la música por el cerebro se ha identificado que lo primero que impacta es la química cerebral, esto quiere decir que la música que nos agrada hace que nuestro cerebro libere dopamina. La dopamina es una hormona neuronal que está directamente relacionada con el placer y que se encarga de generar otros grandes beneficios como beneficiar los procesos de aprendizaje, la actividad motora, el sueño, comportamiento, la atención y el humor, así que si alguno de tus alumnos acude a ti para mejorar este tipo de actividades será necesario que les enseñes a pensar la música, sin importar si tu academia es de baile, música o incluso tienes un taller de pintura, clases de yoga, pilates o cualquier tipo de actividad que involucre la actividad de sanación mente-cuerpo y que además esté mediada por la música.

La música en distintas enfermedades 

La música también mejora la actividad motora de pacientes con parkinson y ayuda en el incremento del razonamiento espacial de los pacientes diagnosticados con autismo, además de que es utilizada para respaldar terapias de pacientes que padecen convulsiones, así que ofrecer programas centrados en la conciencia musical podría ayudarte a tratar diferente tipo de público para contribuir en sus las mejoras de su salud.

1. Por qué es necesario enseñar conciencia musical en tu academia

El interés por la conciencia musical ha aumentado desde inicios de siglo y los científicos han puesto especial interés en bebés y niños, pues la madurez del cerebro permite que los cambios sean más reconocibles en el corto plazo, por lo que tú también podrías aprovechar el tratamiento con niños para ayudarles a superar desórdenes cognitivos y de comportamiento; pero si tu público objetivo son los adultos tendrás una ventaja: la atención que puedas lograr para persuadirlos al intentar sembrar en ellos la importancia de la conciencia musical.

El inicio de un menor en la música puede hacerse en el hogar junto con sus padres o familiares más cercanos, pero si acuden a ti, aprovecha que en esta etapa los niños aprenden ritmos y sonidos con solo escuchar canciones infantiles; sin embargo será importante que lleves procesos de aprendizaje compartidos con sus padres, incluso, te ayudará a crecer tu centro de bienestar si piensas programas en los que involucres a familiares cercanos en las clases.

 conciencia musical en tus estudiantes

Una variación grupal de tus clases para la conciencia musical

Cantar a un bebé o escuchar música con ellos, además de generales cambios fisiológicos, desarrolla un gran vínculo afectivo, que sin duda hará unos niños hábiles en el uso y estímulo de la inteligencia emocional, por otro lado y teniendo en cuenta el nivel psicológico, la música se encarga de estimular, desarrollar y despertar sentimientos y emociones en todos los niños y adultos que tienen contacto con ella, por eso nuestra invitación es que consideres crear programas para padres-bebés y que inculques la importancia de pensar actuar en cada movimiento o canto.

Guía para que los estudiantes de tu academia de baile o música desarrollen su conciencia musical

1.Desarrolla la conciencia silábica:

Si tu centro dicta clases de baile o de música, te aconsejamos iniciar con particiones silábicas para que sepan que sus movimientos y/o cantos parten de guías musicales. Para esto será necesario que utilices instrumentos musicales variados, principalmente de percusión para que sea aún más notoria la marcación.

2. Figuras retóricas y rimas:

Elige canciones que utilicen figuras retóricas. Solo por recordarte algunas:

  • repetición
  • símil o comparación
  • anáfora
  • epíteto,
  • entre otras.

Las rimas también resultan ser una buena opción, pues te permiten crear conciencia de una repetición que genera un movimiento.

3. Composición 

Utiliza canciones en las que puedas cambiar la letra de la canción de acuerdo con las situaciones en las que esté interactuando tu aprendiz o aprendices, si se trata de clases grupales. Funciona para bailes y cantos. Modificar las canciones e introducir patrones de movimientos diferentes a partir de estrofas específicas les ayudará a poner atención en la musicalización que acompañan sus movimientos.

Practicando estos pasos podrás conseguir que tus estudiantes piensen en el efecto de la música. Una vez tengas un ritmo adecuado de trabajo podrás introducir variaciones a esta cadena de elementos, pero nuestra recomendación es que siempre pienses en encontrar patrones disruptivos en tus clases, de modo que altere el ritmo que usualmente tus estudiantes tienen.

Luisa bloguer BEWE