Mesas, vitrinas, sillas, espejos, buen aroma….¿Te hace falta algo? ¡MÚSICA! Para muchos no es un punto relevante al momento de crear un negocio, pero es tan importante como todo lo anterior, ya que te ayuda a crear una imagen y puede aumentar la decisión de compra.

 
¿Qué tipo de música se debe usar?

Todos tenemos gustos diferentes, los gustos del público joven son diferentes a los de los adultos, por eso debes encontrar un intermedio. Por ejemplo, piensa que si alguien va a cortarse el cabello o va por un masaje no sería conveniente que escuche algo fuerte y estridente. Por el contrario, si pones una música suave y pausada harás que los clientes estén tranquilos y disfruten su tratamiento.


Complementa la experiencia

Ya que elegiste el tipo de música, debes acompañar tu servicios con otros elementos que completarán la experiencia:
– Crea tus propias listas de canciones
– Usa un aromatizante suave, esto creará una atmósfera tranquila 
– Durante la espera ofrece algo de beber, así lograrás que se sientan a gusto y de seguro volverán.

Para terminar te dejaré un dato curioso sobre cómo desde pequeños la música influye. Marting Lindstrom en su libro “Así se manipula al consumidor” narra el descubrimiento de Peter Hepper con un experimento que realizó a bebés de 2 a 4 días de nacidos, en el que se evidencia la influencia de la música incluso cuando no hemos nacido.

Estos bebés de 2 a 4 días se tranquilizaban cuando escuchaban la sintonía del programa de televisión que sus madres vieron durante su embarazo.