Al iniciar tu negocio o al pensar en una remodelación, un tema que siempre se nos pasa por la mente es ¿Qué colores usar en la pintura del negocio o en los muebles? De seguro no quieres que se vea como un circo pero tampoco que sea triste como un funeral.

Debes lograr un balance entre lo elegante y sofisticado y además, que sea acorde a la personalidad de tu negocio.

En realidad es un tema demasiado importante porque para el 70% de los clientes el factor visual es decisivo al momento de tomar la decisión de comprar, esto se debe a que los seres humanos asociamos los colores a emociones.

Ya que sabes esto, pasemos a ver lo que algunos colores significan y cómo los podrías aplicar a tu negocio:

Rojo: es un color cálido y pasional, capaz de aumentar la respiración y los latidos del corazón (lo puedes usar en algunos muebles o en una sola pared)

Púrpura: es un color frío que evoca sofisticación y misterio, ayuda a resaltar la elegancia de los productos (ideal para envases de cosméticos)

Azul: inspira confianza y seguridad, produce tranquilidad ya que para muchos evoca el cielo o el océano ( lo puedes usar en la sala de lavado de cabello o en las zonas húmedas)

Amarillo: inspira positivismo y motivación, su brillo particular atrae los clientes (algunos detalles como un florero no estaría mal)

Negro: crea una sensación de poder y elegancia, ayuda a que el lugar se vea más sofisticado (es el color predilecto para los muebles)

Blanco: nobleza, limpieza y suavidad es la mejor opción para negocios dedicados al tema de la belleza y la salud (pisos y techos además de lograr que se vea más claro da un aspecto de limpieza)

Como puedes darte cuenta los colores son un arma efectiva al momento de impactar psicológicamente a los clientes, no esperes más y ponlo en práctica.