Soy como cualquier otra mujer, vanidosa por naturaleza. Me miro al espejo y uno día para otro puedo tomar la decisión de cambiar completamente mi cabello, pero ese cambio no siempre es fácil, involucra todo un ritual de preparación psicológica y una elección que cambiará la manera en cómo me ven todas las demás personas, y puede ser bastante estresante.

Viéndolo así, parece un tema trascendental y filosófico a pesar de que sólo se trata de nuestro cabello :D.

Es por esto que la mayoría de las mujeres (me incluyo) jamás tomamos a la ligera este tema, ponemos en nuestros estilistas toda nuestra confianza y creamos altas expectativas sobre su trabajo, porque tú como estilista eres ese hada madrina que nos cambiará la vida con solo cambiar nuestro look ¡Eres un mago!

Por esto quiero contarte qué esperamos los clientes de ti cuando entramos a tu centro con la decisión de hacer un cambio en nuestro cabello:


La sonrisa como bienvenida

Cuando entro a cualquier lugar y la persona que me atiende me recibe con una sonrisa, cambia toda mi actitud, se gana mi empatía.

Si logras esto con tus clientes harás que se sientan cómodos contigo desde el inicio y pongan en ti, toda la confianza que necesitan. Pero ten cuidado con ser demasiado confianzudo, hazlo de acuerdo a tu personalidad y con naturalidad.


Sé todo un profesional

Nuestro cabello es sagrado, por esto buscamos estilistas que nos inspiren profesionalismo, experiencia y que nos den toda esa seguridad que necesitamos para este proceso de renovación.


Adapta mi nuevo look  a mi estilo y personalidad

Todos tenemos una personalidad única, una mezcla de gustos, de estilos que nos definen y eso lo queremos transmitir en nuestra forma de vestir y por supuesto, en nuestro look. Por esto es muy importante que conozcas el estilo de tus clientes, fíjate en cada detalle y busca esa tendencia de color y corte con el que tu cliente se sentirá cómodo y seguro. 

No esperes que a una chica súper tradicional le encante cambiar su color castaño a una paleta de azules, fucsias o verdes, podrías correr riesgo inminente de cliente histérica crónica jajaja.


Asesora, tú eres el experto.

Yo soy un poco desastrosa con el tema de elegir maquillaje, cortes de cabello y todo lo relacionado, necesito de un estilista que me guíe.

Tú eres el experto en belleza, tu experiencia y estudio te han dado todos los conocimientos suficientes para que hagas de tu servicio toda una experiencia. No se trata sólo de pintar un cabello, se trata de brindar a tu cliente un look que resalte sus rasgos más bellos; un look actual, renovado y fresco. Procura que esa asesoría sea personalizada, todos somos diferentes y es increíble sentirse único y especial.

Adapta cada uno de estos puntos a tu servicio sin dejar tu esencia y recuerda que tanto tus clientes como tú, son personas y la empatía puede ser una buena arma para diferenciarte de los demás.

¡Disfruta de tu trabajo día a día porque es una profesión genial y mágica!