El mercado de las peluquerías y barberías mueve alrededor del mundo una cifra elevada de dinero. Las personas toman servicios de belleza tanto por vanidad como por salud; sin embargo, ante el cierre de los negocios ha sido uno de los mercados que más afectado se ha visto.

La realidad para muchos profesionales no es diferente a la de pérdidas, negocios con persianas abajo para siempre y un panorama lleno de desconcierto e incertidumbre sin tener un solo visitante durante meses.

Así es; por ejemplo, la historia de la peluquería más famosa y antigua de La Plata (Argentina) «El Vasco» que desde 1937 prestaba sus servicios y por la que pasaron diputados, políticos y hasta jugadores, reconocidos socios de los equipos de fútbol.


Sin soportar la pandemia y la crisis que a su paso trajo, evidencia una de las realidades a las que muchos se enfrentan al haber acatado las órdenes de la entidades gubernamentales para prevenir la propagación del COVID-19 y cerrar las puertas de su negocio por un periodo indefinido.

Te dejamos la historia completa aquí : Nostalgia por el cierre de una de las peluquerías más antiguas de La Plata

Sin embargo, la moneda siempre tiene dos caras y están quienes a pesar de que los gobernantes han sido claros y negocios como barberías y peluquerías debían permanecer cerrados, siguieron prestando sus servicios a puerta cerrada. ¿Rebeldes sin causa que intentan desafiar a las entidades gubernamentales? o, ¿la necesidad los lleva a preferir las multas que la pérdida total de su negocio?

¿Qué está pasando con los profesionales de la belleza en época de cuarentena?

Los salones de belleza y barberías han sido considerados como uno de los servicios no esenciales y de alto riesgo en la propagación del covid, incluso se habla de que el virus está hasta en el cabello, por lo mismo en casi que todo el planeta tierra permanecen cerrados.

En algunos países las medidas de desescalada han comenzado y se ha dado apertura bajo estrictos protocolos de bioseguridad y control de aforo.

Te dejamos algunas lecturas recomendadas al respecto:

Formato de limpieza de desinfección y esterilización para negocios de belleza.

Pasos para limpiar negocios beauty y wellness y evitar la propagación del virus.

¿Pero y para quiénes aún no tienen el permiso, qué?

Las protestas por parte del gremio de peluqueros y barberos no se hacen esperar, en Argentina; por ejemplo, se presentó la «Marcha de las tijeras» en la que peluqueros protestaron cortando el pelo frente a la gobernación. En el artículo de eldia.com puedes ver toda la información.

Esta es la realidad en muchos lugares del mundo:

La mayoría de los dueños de salones de belleza además de no estar preparados para una crisis como esta, tampoco contaban con el ahorro para solventar las necesidades que sus negocios exigían y muchos se declararon arruinados en todos los lugares del mundo.

Y es que, aunque la actividad continúe prohibida, las cuentas se acumulan: alquileres de locales sin uso, pago de servicios e impuestos y sueldos del equipo de trabajo.

Mientras algunos dueños de negocios prefieren permanecer cerrados, están los más arriesgados que prefieren seguir cortando, incluso de manera clandestina.

En Argentina existen diferentes testimonios que compartimos aquí:

«Todo lo que hago es ´con carpa´, no estoy con la bandera para que vean y que entre un montón de gente, pero no me queda otra. Tomo todas las precauciones posibles. Por suerte tengo buena relación con el dueño del local y me deja pasar los meses de alquiler durante la pandemia, porque sabe que es una situación muy difícil».

Otro caso es el de Enrique Marasca quien estaba a punto de inaugurar su estudio propio en Palermo Hollywood.

«Tengo miedo a represalias. Sé que hay muchos colegas que atienden con la persiana baja, pero para mí sería trabajar con estrés. Decidí cortar todo hasta el nuevo anuncio. Todos los clientes y clientas están enloquecidos», señaló en su entrevista en un artículo de La Nación.

Puedes conocer estas y otras historias dando clic en este artículo

De igual modo que Enrique, George, otro profesional del sector que tiene un local comercial en San Telmo contó que permite que aún cuando la normatividad lo impide en su salón puedan algunas personas tomar sus servicios, y más que por él mismo, lo hace por su colega.

«Me da temor que me clausuren el local, pero él necesita comer. Yo atiendo a la mitad de los clientes y él a la otra mitad, para no dejarlo en banda»

Otro caso es el de Roberto un peluquero que tomó la decisión de seguir atendiendo aun cuando la prohibición existe. Organizando los turnos por WhatsApp  comenzó a atender a sus clientes habituales luego de contarles que seguiría cortándoles el pelo.

Roberto, considera que las consecuencias económicas del aislamiento serán devastadoras, por lo que decidió mantenerse activo, pero con las persianas bajas. «El año que viene vamos a ver las consecuencias de este crack económico»,

Cómo controlar el aforo de tu negocio en 6 pasos con Bewe
Por qué hablar de crecimiento durante una crisis
Cómo manejar la atención al cliente en la reapertura de tu negocio

Por otro lado, hay posiciones como las de Claudio Cerini quien está en el negocio de la peluquería desde hace 35 años y es dueño de ocho salones en donde trabajan 800 personas y aunque también está preocupado asegura que: «Como industria no voy a abrir a escondidas ni a puertas cerradas, pero es complejo hacer juicio de valores por quien lo hace por necesidad. Tengo los protocolos preparados para cuando podamos comenzar, pero no quiero exponerme a la critica»,

Pero no solo en Latinoamérica ocurre esto, en California el panorama no es tan distinto

Diferentes propietarios en el sur de California y el sur del condado de Orange se unieron y enfrentaron a posibles multas u otras consecuencias desde el lunes 17 de agosto, cuando decidieron abrir sus puertas a los clientes, a pesar de las prohibiciones en los condados que los incluyeron en la lista de vigilancia de Covid-19 del estado.

Aunque no existe una cifra oficial del número de negocios que reabrieron, se sabe que cerca de 300 dueños de negocios de belleza se registraron en la iniciativa «Open Safe California»

¿Quieres conocer más sobre esta historia? Te recomendamos el artículo En California, las peluquerías prefieren sanciones a pérdidas de Beauty Market América.

Pues si bien las historias de muchos son simplemente el fin de sus negocios y el cierre definitivo de sus puertas, para otros un poco más osados la situación no deja más alternativas que continuar a pesar de las adversidades.

Todo al parece indica que después del confinamiento, cortarse el cabello será una experiencia muy distinta, pero que para quienes se atreven ni la pandemia es un causal para permanecer al 100 % con las puertas cerradas.

Aunque para algunos, estos profesionales no solo incumplen las reglas, sino que además, puede exponer a muchas personas al contagio, desde el otro punto de vista es esto o fracasar en el intento.

¿De qué lado estás tú? Difícil ¿verdad? la empatía prima para algunos y la palabra irresponsabilidad para otros viene a la mente cuando escuchan que sus colegas están reabriendo sin que el gobierno lo permita.

Camila Acosta Bewe