La bioseguridad para tu centro de belleza es un paso que debes de tener en cuenta al momento de hacer un chequeo de salud y seguridad. En este artículo encontrarás temas e implementos importantes para que evites tener problemas en los procedimientos. Un objetivo de la bioseguridad para tu centro de belleza es brindarte conocimientos para que puedas detener los posibles riesgos que puedes pasar a diario. Ten en cuenta que:
  • Reduce las trasmisiones de microorganismos.
  • Baja probabilidad de adquirir infecciones.
  • Evita los accidentes de alto riesgo.
  • Evita fumar y tomar dentro de las instalaciones.
  • Reconoce las situaciones de riesgo.

Normas de bioseguridad para tu centro de belleza

Recuerda que para brindar un servicio de alta calidad debes cumplir las normas y estándares universales. Antes, durante y después de hacer un servicio debes de tener presente lo siguiente:
  • Lugar aseado e higiénico.
  • Lavado de manos.
  • Uso de guantes.
  • Uniforme adecuado para trabajar.
  • Zona especial para cada servicio.
En un centro de belleza tanto clientes como profesionales estamos expuestos a riesgos en nuestra salud, ya que los servicios que prestamos implican contacto directo, posibles cortes, etc. Esto lo podemos evitar siguiendo estos sencillos consejos:

Sobre tus implementos y productos

  • Limpia, desinfecta, esteriliza y mantén en buenas condiciones de funcionamiento tus implementos y equipos.
  • Los productos cosméticos deben tener la autorizaciones sanitarias correspondientes a tu país y su almacenamiento será en condiciones óptimas.
  • Utiliza elementos desechables cuando el servicios lo requiera.
  • Lee y presta atención a las contraindicaciones de los productos que usas.

Tu mobiliario e instalaciones

  • Tu muebles deberán ser de material lavable, de fácil limpieza y desinfección.
  • Tu centro debe tener iluminación suficiente y ventilación.

Profesionales y clientes 

  • Los profesionales deben estar capacitados y tener la cualificación necesaria para prestar el servicio.
  • Facilita el acceso al área de lavado de manos a profesionales y clientes.
  • Utiliza elementos de protección adecuados para cada tipo de servicio (guantes, tapabocas, gafas, etc).
  • Evalúa el estado de tus clientes y si percibes enfermedades o condiciones extrañas en cabello, uñas o piel evita prestar el servicio.
  • No consumas alimentos ni bebidas en el área de trabajo.
  • Viste ropa y calzado exclusivo para mantener limpieza siempre.
Además de estos consejos, recuerda consultar la autoridad de salud correspondiente a tu país y ciudad para verificar que cumples con la normativa vigente. Y recuerda siempre brindar tu servicio con amabilidad, respeto y profesionalismo.