El 2020 ha sido un año diferente, poco ha tenido de color rosa y ha dado un giro casi que a todo lo que tenías planeado para hacer.

Las proyecciones de ventas, los objetivos planteados, el porcentaje de crecimiento y lo que desde finales de 2019 plasmaste en tu ruta para el comienzo de la nueva década, simplemente… cambió.

La crisis atacó y aunque duela decirlo, se generó una fractura entre tú y tu centro. Y no está mal, al fin y al cabo en cualquier tipo de relación esto pasa en cierto momento.

Pero, ahora que en muchos países se está dando vía a la reapertura necesitas reconciliarte con tu negocio y como en cualquier relación dejar lo malo atrás y darte otra oportunidad, al fin y al cabo vale la pena luchar por el verdadero amor. ¿Verdad?

¿Has pensado en todo lo que debes trabajar para conectarte de nuevo con tu negocio?

La comunicación, los detalles y por supuesto todo lo que siembres es lo que cosechas, este es simplemente un juego de toma y dame y en este artículo lo descubrirás.

Junto a Maria, Andrés y Julian, miembros de nuestro equipo de marketing hemos preparado una serie de recomendaciones para diferentes áreas vitales de tu negocio, que sin dudarlo, serán el mediador que hace falta para dar el sí, acepto reconciliarme con mi negocio.

Algo de chispa con los detalles

Cuando estamos en medio de una reconciliación intentamos mejorar todo eso que ha hecho sentir mal al otro y que no permite que la cosa evolucione, ¿verdad? Pues justamente esto mismo es lo que debes hacer con tu centro.

Esta puede ser una oportunidad para refrescar tu marca. Puedes comenzar por algo sencillo, como crear una paleta de colores más moderna o te puedes arriesgar a más y hacer un rediseño completo de tu logo.

Una buena manera de empezar es haciendo un estudio de tu competencia o de marcas y empresas que te gusten, no tiene nada de malo que tomes inspiración de ellos para que te puedas guiar en tendencias o estilos relevantes del momento.

Una vez te llegue la inspiración, manos a la obra. Recuerda ser moderado a la hora de publicar cualquier tipo de cambio que hagas de tu marca, sé muy claro en la comunicación y ten en cuenta que mucha gente puede confundirse si el cambio es muy radical.

Ten siempre en cuenta los detalles, es aquí donde realmente se refleja la dedicación que le pongas a tu trabajo, no escojas la primera foto que crees que te funciona.

Tómate el tiempo para encontrar una que comunique el mensaje, pero que a la vez genere un impacto, tienes que llamar la atención de los clientes y con tanta competencia allá afuera debes destacar.

«Last but not least» ten muy en cuenta tus fortalezas y lo que te diferencia de la competencia, ese es el factor número uno a explotar a la hora de comunicar tu marca incluso a nivel visual!

Cuida los pequeños detalles, eso hará la diferencia.

La comunicación, clave para este momento que atraviesas con tu negocio.

¿Estás comunicando de la manera apropiada lo que está pasando en tu negocio? Uno de los secretos de muchas de las relaciones que se mantienen en el tiempo es justamente el diálogo y la comunicación, y no hay nada más real que ello.

Ahora bien, ¿has destinado parte de tu tiempo para pensar de qué manera te estás comunicando?

Podrás tener un catálogo de servicios muy pro, personal altamente calificado para cada servicio y perfiles en todas las redes sociales para promover tu negocio, pero, ¿sabes lo importante que es comunicarte bien con tus clientes? ¿Te has detenido a identificar el lenguaje de tu marca? ¿Comunicas con lenguaje muy técnico o eres un poco más arriesgado y te gusta lo informal?

Por ejemplo, si vas a hacer publicaciones en tus redes sociales acerca de la reapertura de tu negocio debes tener claro qué términos, palabras y demás vas a usar de ahora en adelante y para ello es fundamental conocer a tu público, así que antes de hacer alguna declaración, publicación, o definir el slogan de una campaña puntual determina los conceptos que vas a usar.

Además, piensa en que al igual que en cualquier relación no solo debes saber decir las cosas sino también hacerlo en el momento correcto.

Y tus clientes también necesitan encontrar el mensaje adecuado, en el momento preciso. Una felicitación de cumpleaños el día que es y no a fin de mes, un mensaje de promoción para el día puntual en el que está de celebración y mil cosas más por el estilo.

Así que presta atención no solo a las palabras sino también al momento.

Los planes infaltables

Hay cosas que todos hacemos nuestra pareja y que por supuesto, ayudan a hacer más fuerte la relación. Pues, en tu negocio también ocurre lo mismo así que, toma nota de estas cositas que debes hacer.

Primera

¡Los detalles importan! Y mucho y más si lo vas a hacer con tus clientes más antiguos, de seguro tienes unos que siempre han sido fieles a tu marca y nunca te han abandonado porque confían en lo que haces y están seguros de que estás capacitado.

Pues a esas personas te recomendamos darles un detalle, promoción, bono o tarjeta de regalo que hagan añorar estar nuevamente en tus instalaciones, pero recuerda, hazlos sentir exclusivos y «consentidos»

Segunda

¡Transforma lo que vendes! Durante la cuarentena las tendencias no se quedaron atrás y se convirtieron en el aliado de muchos de tus clientes. Así que analiza la situación, realiza una investigación y toma lo que consideres apropiado para invertir en nuevos servicios.

Tercera

Hay que nutrir la relación y siempre explorar cosas nuevas que ayuden a crecer en toda relación y de igual forma pasa con tu negocio. Necesitas empaparte de conocimiento y para ello es vital que permanezcas al tanto de lo que pasa en tu industria. ¿Cómo?

¿Si tu negocio es tu verdadero amor por qué no retomar las conversaciones con el, dedicarle el tiempo que merece y darte otra oportunidad? Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener y tu negocio lo es.

Sacúdete, anímate y comienza nuevamente, la recompensa llegará.

Camila Acosta Bewe